“La gran belleza”

“La gran belleza”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...Loading...

Deja tu comentario >>

La web en español tiene argumento, fichas, fotos y trailer.

El argumento: Roma, un verano en todo su esplendor. Los turistas acuden en masa a la colina Janículo: un visitante japonés se desvanece al observar tanta belleza. Jep Gambardella es un hombre atractivo y seductor irresistible, que te hace ignorar sus primeros signos de envejecimiento. Jep disfruta al máximo de la vida social de la ciudad. Asiste a cenas y fiestas chic, donde su ingenio y deliciosa compañía son siempre bienvenidos. Periodista de éxito y seductor innato, escribió una novela de juventud con la que consiguió un premio literario y su reputación de escritor frustrado. Esconde su desencanto tras una actitud cínica que le lleva a ver el mundo con cierta lucidez amarga. En la terraza de su apartamento en Roma, con vistas al Coliseo, organiza fiestas donde “el aparato humano” (título de su famosa novela) se muestra en toda su desnudez mientras se desarrolla la gran “comedia de la nada”. Cansado de su estilo de vida, Jep sueña con volver a escribir, aferrándose a las memorias de un joven amor en el que sigue anclado. ¿Lo conseguirá? ¿Será capaz de sobrevivir a esta profunda repulsión que siente hacia sí mismo y hacia los demás, en una ciudad cuya belleza, a veces, lleva a la parálisis?

Conviene ver: “La gran belleza” es, sin duda, una de las películas más aclamadas de este final de año. Cosecha excelentes críticas y sitúa a su director, Paolo Sorrentino, una vez más, entre los nombres que hay que seguir con atención. En esta ocasión, apoyándose en el impresionante trabajo de Toni Servillo (premiado en el último Festival de Sevilla y que vuelve a repetir con el director tras “Las consecuencias del amor” e “Il divo”), y en un sólido guión, Sorrentino nos lleva a una Roma decadente de luces y sombras, y tan exuberante como decrépita, que se ahoga en alcohol y abusa de las drogas. Una sociedad escaparate en la que el personaje de Servillo parece vivir en una fiesta permanente, perfectamente secundado por la fauna que le rodea bailando a ritmo de Raffaella Carrá, personajes que se nos antojan fascinantes, frívolos y banales casi en la misma proporción. Sin apego a las estructuras cinematográficas habituales, y con un gran barroquismo y filosofismo pictórico, Sorrentino plantea su propio ritmo narrativo, lo que suma a la belleza de la cinta, y le aporta un matiz arriesgado e inspirador. Evidentemente el referente de “La dolce vita” de Fellini, extendiéndose a buena parte de la obra del realizador, impregna cada fotograma y también es una losa que le resta originalidad y voz propia, además de una retórica algo rimbombante que no la hace muy accesible, pero la película fascina e hipnotiza y vuelve a estar a la altura encandilando estéticamente con escenas muy potentes y asistiendo atónitos a esa panoplia de personajes, que entran y salen de manera tan natural y desconcertante como en la propia vida, entre el arribismo, la apariencia y el decadente patetismo sin renunciar también a la inteligente ironía y a crear un clima de poderío escénico monumental sobre un personaje que en realidad lo que termina descubriendo es su profunda soledad utilizando como excusa su continúa búsqueda de la belleza.

Conviene saber: La cinta de Paolo Sorrentino es la representante de Italia para los Oscar de este año tras haber competido en el Festival de Cannes 2013 y ser una de las favoritas para los próximos premios del cine europeo.

La crítica le da un SIETE

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Rubén Díez Aizpuru - 08.01.2014 a las 11:36

Lo mejor de todo el año¡

alberto - 05.03.2014 a las 05:16

El mejor, más largo, caro y aburrido anuncio de Martini filosófico que he visto en mi vida. Me dirán que seguramente veo pelis de tiros y explosiones y no lo entiendo. Les contestaré que a veces no basta un enano besando a una modelo con el rimel corrido sobre los adoquines de Roma para hacer algo a-co-jo-nan-te. Felicidades, Sorrentino. Sin acritud.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario