Todo es cine: La verdad oculta de la ducha de “Psicosis”

Todo es cine: La verdad oculta de la ducha de “Psicosis”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (4 votos, media: 4,50 de 5)
Loading...Loading...

Deja tu comentario >>

Querido diario

50 años de la película más popular de Alfred Hitchcock con una escena mítica como es la de la ducha con una Janet Leigh gritando. Ahora Robert Graysmith, que ya sacó a la luz el caso que se contaba en la película “Zodiac”, destapa la verdad de esa secuencia. Una escena con apenas setenta cortes de dos o tres segundos y en la que Janet Leigh sufre una sorpresa mortal, que deja a los espectadores sumidos en el más absoluto suspense. Un montaje rápido, planificado hasta el milímetro y con el apoyo fundamental en las notas estridentes y absolutamente magistrales de Bernard Herrmann. Lo que descubre Graysmith en su obra es que Janet Leigh mintió siempre cuando afirmaba que el cuerpo desnudo que aparecía en la escena era ella en todo momento. En realidad, y gran sorpresa de este libro, es que había una doble de cuerpo. Una modelo (y stripper) de nombre Marli Renfro que apenas cobró unos 500 dólares por esta escena y que, como el autor comenta, fue portada de Playboy ese mismo año para poco después disiparse su nombre.

Todo surgió cuando supo que Renfro fue asesinada por un psicópata obsesionado con “Psicosis”. Curiosa coincidencia que puso sobre la pista a Graysmith que averiguó cómo el asesino de Renfro fue encontrado diez años después de cometer el homicidio en 1988. Lo que la prensa contó en 2001, lo que captó la atención de Graysmith, fue que Kenneth Dean Hunt había sido condenado por asesinar a dos mujeres, entre ellas a una actriz que había servido de doble para Janet Leigh. Dijeron que se llamaba Myra Davis, explicando que este era el verdadero nombre de Renfro. Algo de todo esto le mosqueó a Graysmith y se puso a investigar… Descubrió que la prensa se había liado. Marli Renfro era una persona y Myra Davis otra. La que había muerto estrangulada era Myra Davis y, según Graysmith, porque su asesino estaba obsesionado con Psicosis. Y la pobre Davis no fue la doble de cuerpo sino la persona que usaron de doble de la doble, para verificar luces y demás antes del rodaje. El psicópata se equivocó y Renfro sigue viva como así reflejará Graysmith en su nuevo libro.

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario